Tengo 12 preguntas para ti. Sobre tu trabajo. 

Ya sé que reflexionar sobre lo que hacemos, como mínimo 8 horas al día, nos puede llegar a incomodar. O peor aún, a pensar. 

A pensar qué estamos haciendo con nuestra vida. A replantearnos nuestra existencia, nuestro trabajo y nuestra forma de ganarnos la vida. 

Las encuestas Gallup se utilizan frecuentemente en grandes empresas para evaluar y medir el compromiso de los empleados. Yo mismo he participado en varias.

 En Gallup llevan ya muchos años los factores que favorecen la productividad por lo que, solo por eso, deberías prestar mucha atención a la serie de preguntas que voy a hacerte. 

¿Has probado a pasar este cuestionario de 12 preguntas en tu ONG?

  1. ¿Sé que se espera de mí en el trabajo?

Piensa si la descripción de tu puesto de trabajo coincide realmente con aquello que haces cada día. En tu contrato pone una cosa, ahora tienes que ver si las funciones que ocupan tu tiempo se corresponden. 

En las ONG con pocos recursos suele ocurrir que los trabajadores realicen funciones por las que NO han sido contratados, por ejemplo la función de llevar las Redes Sociales de la entidad, circunstancia que produce mucha insatisfacción.

Si te interesa mejorar la comunicación de tu ONG, la captación de fondos y sus técnicas de fundraising o quieres profesionalizar la forma de trabajar de tu organización, ahora, puedes acceder a todos los cursos de La Escuelita de ONG y empezar por la formación que más te interese. Empieza ahora: inscripciones abiertas.

  1. ¿Tengo los materiales y el equipo que necesito para hacer mi trabajo?

Si no tienes los recursos necesarios para realizar bien tu trabajo probablemente llegará un día en que sufrirás estrés laboral. 

Tanto a nivel tangible (carecer de un presupuesto destinado a invertir en captar fondos) como a nivel intangible (no estar rodeado de un equipo de compañeros para lograr los objetivos que te han propuesto) la asignación de objetivos debe ser coherente con los recursos y el equipo humano con el que cuenta una ONG. Es responsabilidad del jefe/a diseñar objetivos coherentes con los recursos que tiene la entidad.

  1. ¿En el trabajo, tengo la oportunidad de hacer cada día lo que mejor sé hacer?

En tus 40 horas de trabajo semanales, piensa en todas las horas reales en las que despliegas tu verdadero potencial y usas tus fortalezas que tienes como profesional del Tercer Sector. 

A veces las ONG contratan a excelentes profesionales que, por la falta de recursos de la propia entidad, terminan haciendo funciones que nada tienen que ver con las competencias por las que fueron contratados, lo cual provoca frustración por ambas partes. 

  1. ¿En la última semana he recibido reconocimiento o elogios por un trabajo bien hecho?

Si una persona que se esfuerza y es productiva en una ONG no se siente valorada, es muy probable que termine abandonando la entidad social. 

¿Cuándo ha sido la última vez que alguien dentro de tu ONG ha reconocido tu gran trabajo?

  1. ¿A mi jefe/a le importo realmente como persona?

Si nadie se preocupa de ti como persona y solo te ven como si fueras un número o una estadística que forma parte del trabajo, puede que te sientas alienado, aislado o insignificante. El sentido de pertenencia a un grupo es fundamental para que las ONG puedan tener equipos de alto rendimiento.

  1. ¿Hay alguien en el trabajo que  potencie mi desarrollo profesional?

La falta de oportunidades o la ausencia de un horizonte profesional puede ser una razón determinante para que dejes un trabajo. Cuanto tengas tus necesidades materiales cubiertas, lo siguiente que buscarás es sentirte realizado en este sentido. 

En las ONG pequeñas y medianas no suelen haber planes de carrera a largo plazo. ¿Es tu caso?

Escucha el Podcast de La Escuelita de ONG

  1. ¿En el trabajo mis opiniones cuentan?

Casi siempre los empleados terminan sabiendo más que el propio jefe sobre la cotidianeidad del trabajo. Puede que tu coordinador o jefe/a conozca la teoría, pero seguramente tú conoces mejor la práctica. Si no tienen en cuenta tu opinión a la hora de diseñar nuevos objetivos es muy probable que te sientas desmotivado en tu trabajo. 

¿La misión de mi ONG me hace sentir que mi trabajo importa?

Tu trabajo cotidiano trasciende y sirve a un propósito mucho más elevado. Trabajar en una ONG, al igual que ser docente, debería ser una profesión 100% vocacional, por lo que el Tercer Sector tiene mucho que ganar en esta pregunta.

  1. ¿Mis compañeros de trabajo están comprometidos con hacer un buen  trabajo?

Estar en un entorno de trabajo tóxico o poco productivo desmotiva siempre a un buen trabajador, hasta el punto de abandonar el trabajo o dejarse llevar por el ambiente. El sentido de injusticia (trabajar tú a un alto nivel mientras nadie más lo hace) hará que tomes una de estas dos decisiones. 

  1. ¿Tengo un(a) mejor amigo(a) en el trabajo?

Esta pregunta se refiere al sentimiento de equipo, a un amigo no le vas a fallar cuando te pida un favor. Es un motivo muy importante para retener el talento y hacer que los trabajadores buenos permanezcan años y años en entidades que no están a su altura, simplemente porque se encuentran bien allí. 

  1. ¿En los últimos seis meses, alguien del trabajo me ha hablado sobre mi progreso?

Si en tu ONG existe un plan de evaluación del desempeño tendrás revisiones anuales sobre los resultados que has conseguido en tu trabajo y reuniones de seguimiento periódicas para monitorizar tus avances.

  1. ¿Durante este último año, tuve la oportunidad de trabajar para aprender y crecer?

Si quieres estar siempre actualizado/a en todo lo referente a la comunicación, captación de fondos y gestión de equipos y su trabajo en ONG deberías estar inscrito/a a La Escuelita de ONG.

Si te interesa guiar y acompañar a las entidades sociales a conseguir sus objetivos y su misión social, ahora, puedes formarte para ser consultor o consultora de ONG. Si ya trabajas en una entidad social, tú y tu equipo tenéis un itinerario completo de 21 pasos para mejorar vuestra comunicación, planificación y captación de fondos.